Mantenimiento WordPress ¿es realmente necesario?

85 / 100

¿Es importante contratar mantenimiento WordPress?

WordPress es un CMS fácil de instalar, de usar y de mantener. Pero en cuanto montamos una web con cierta complejidad, con funcionalidades y plugins de todo tipo, ya no es un camino de rosas.
¿Qué estrategia debemos seguir en estos casos para el mantenimiento del sitio?
¿Nos atrevemos a hacerlo por nuestra cuenta o es preferible dejarlo en manos de profesionales?

A menudo encontramos sitios web de tal envergadura que nos resulta difícil creer que están hechos con WordPress. Sus diseñadores han creado soluciones profesionales a medida. Esto puede incluir plugins, formularios con lógica condicional y funciones específicas, personalizaciones con CSS y javascript, temas hijo con funciones específicas, aplicaciones web incrustadas, tiendas online, etc.

Cuanto más grande y personalizado es el sitio, más fácil es que algo se rompa, o que deje de funcionar bien en alguna actualización.
Pero no hace falta que tu sitio web sea así de grande o complejo; a poco que instales una decena de plugins y personalizaciones con código te vas a encontrar con que algo fallará un día.

El mantenimiento no consiste solo en tener la web actualizada. Debes ser capaz de resolver un problema de manera eficaz e inmediata. Y más cuando tus garbanzos dependen de ello.

El mantenimiento constante y periódico de WordPress es más importante que el desarrollo del sitio web

¿En qué consiste el mantenimiento de WordPress?

Si te dijera que consiste en mantener todo actualizado y al día te estaría haciendo un flaco favor, ya que te crearía falsas expectativas sobre lo que debes hacer cuando pones tu negocio o tu imagen de marca en internet.
Así que te lo explico con detalle y en lenguaje cristalino.

Seguridad

La seguridad del sitio web es primordial. Es lo primero que se debe reforzar al publicarlo online y de ello dependerá que tus datos y los de tus clientes y/o suscriptores estén a salvo. Recuerda que las sanciones por incumplimiento del RGPD son bastante elevadas y tú eres el único responsable de la seguridad de dichos datos.

Y no solo por los datos de clientes. Si has pagado por un desarrollo, o lo has hecho tú mismo y te ha costado meses de trabajo no vas poner todo en jaque por “ahorrarte unas perrillas”.

Seguridad es tener las últimas versiones del software de la web y el servidor, estar informado de vulnerabilidades y agujeros de seguridad en plugins, temas y en el mismo core de WordPress.
Es tener un cortafuegos fiable y bien configurado, eliminar todo posible acceso a archivos de la instalación por parte de amigos de lo ajeno.
Es no dar pistas sobre usuarios administradores, reforzar contraseñas y ocultar accesos a la administración.
También es tener copias de seguridad redundantes y –muy importante– restaurables al momento.
Te toca saber de versiones de PHP, bases de datos, sistemas de copia de seguridad, migración web, ajustes de servidor y… ¿que te suena a chino? Entonces ya nos vamos entendiendo.

Sigamos.

Actualizaciones

Prácticamente cada dos o tres días surgen actualizaciones de algún tipo para WordPress: el core, plugins y traducciones.
Es normal que antes de darle al botón “automágico” de actualizar, el profesional del mantenimiento haga una copia de seguridad íntegra del sitio y su base (o bases) de datos, si es que no la tiene hecha recientemente. Y que luego pruebe la funcionalidad del sitio, tanto en escritorio como en móviles.
Y esto es tiempo y trabajo.

Si algo no funcionase como debe, hay que averiguar el origen del problema. Puede ser un plugin que cause incompatibilidad con otro o con el tema que estés usando. Y sí, lo que antes funcionaba bien, ahora puede ir mal. Así son las cosas con los programas.
Si algo va terriblemente mal siempre tienes la opción de volver atrás. Y como no puedes volver en el tiempo con chasquear los dedos, toca tirar de la copia de seguridad.
Esto también es tiempo. Y mientras tanto, tu web o la de tu cliente, inservible.
También es dinero.

¿De verdad quieres hacerlo tú solo? ¿Estás dispuesto a sacrificar tu tiempo de trabajo, o tu tiempo libre, en lugar de dedicarte a tu negocio o a vivir?

WPO

WPO son las siglas de Web Performance Optimization (optimización del rendimiento de la web). Optimización, para resumir.
Es un factor clave en el SEO (Search Engine Optimization), aunque no es el único.
Si logramos que el sitio web cargue muy rápido, Google, tus clientes y tú mismo estaréis contentos.
Otros factores a tener en cuenta son:

  • Optimización de imágenes
  • Incluir etiquetas ALT en las imágenes
  • Sustitución de imágenes por formatos más modernos, como WebP
  • Minificación de CSS y javascript
  • Combinación de CSS y javascript
  • Diferir la carga de scripts javascript
  • Compresión del código html
  • Uso de CDN (Content Delivery Network)
  • Limpiar y optimizar la base de datos

Hay muchos más, no los voy a enumerar todos, pero ya te haces una idea de lo que significa optimizar.
Uno de los métodos más rápidos para obtener la mayoría de estas mejoras en cualquier sitio es el uso de plugins de caché. Sirven para no sobrecargar el servidor y evitar que la página sea servida (válgame la redundancia) de forma completa cada vez que el navegador de los visitantes haga una petición.
Pero no siempre es posible usar todas las funciones de estos plugins. Lo que en un sitio funciona bien, en otro puede dejarte una página en blanco. O peor, con un código de error 500 (error interno del servidor). 

Soporte técnico

¿De qué sirve ofrecer mantenimiento WordPress si el cliente no puede localizarte ante una eventualidad?

Tienes que estar preparado para resolver una incidencia de forma rápida, dentro de lo razonable. No vas a admitir que un cliente que haya contratado un plan básico te llame a las 3 de la mañana. Es diferente cuando se trata de un cliente importante, pongamos que sea una tienda online y que esté caída. Y que te haya contratado un plan premium, por poner un ejemplo.

Chat online, email, Whatsapp, Telegram… da igual. Cualquier medio es bueno si el cliente te puede localizar ante una emergencia.

Es bastante frecuente que una vez terminado el trabajo de diseño, el mismo cliente se haga cargo de administrar y mantener su web. Nada que objetar si tiene unos conocimientos mínimos de lo que debe hacer para mantenerla al día. Pero hay que dejar bien claro que administrador debe haber uno. Y si es el cliente el que se hace cargo (o su cuñado), debes reflejarlo en el contrato, no sea que luego te comas un marrón sin necesidad.
Yo siempre recomiendo al cliente que contrate un plan de mantenimiento, otorgándole permisos de editor solamente, para que pueda crear artículos en el blog de la web.
Y el trabajo sucio lo hago yo, que para eso me paga y me quedo más tranquilo.

También hay que dejar muy claro que, si el cliente es el administrador y rompe algo o toca lo que no debe y tuvieses que hacer una intervención en el sitio, hay que pagarla.
Cada profesional debe valorar su hora de trabajo, así que el coste dependerá de su valía y de la magnitud del desaguisado.

Algunos profesionales ofrecen packs de horas de trabajo, pero normalmente son para desarrollo, no para arreglar problemas.

Alojamiento web

Cuando ofrezco mantenimiento web a un cliente hay algo que dejo muy claro desde el principio: me encargo de ello si el alojamiento web (hosting) es uno de los que yo recomiendo y uso. O si el que tiene contratado el cliente ofrece las garantías de seguridad, especificaciones y posibilidad de ajustes que yo considero mínimos para un servicio de calidad.

No en vano, algunos de mis clientes ya han migrado del hosting ruinoso y avaricioso que tenían a uno de los que yo he recomendado.
Que sí, que alguno es “caro”, pero también hay empresas de hosting que tienen precios bastante asequibles con prestaciones muy dignas, por encima de otras con menos nivel y tarifas más elevadas.
Y cuando digo prestaciones no me refiero solo al espacio en disco, memoria, tiempo de CPU, etc., sino también al uptime y a la rapidez y solvencia en resolver posibles problemas o dudas a través de tickets de soporte o llamadas telefónicas.

Uno de los casos más claros de incompetencia profesional fue el de un amigo que me pidió ayuda porque su web era bloqueada por Google como sospechosa de estar infectada.
Efectivamente, lo estaba. El “técnico” que la mantenía ya no se dedicaba a esto y la abandonó, así como suena. Me tocó descargar el sitio entero y, ante la imposibilidad de desinfectarlo, rehacerlo de cero y publicarlo en un nuevo hosting.
Lo siguiente, de obligado cumplimiento, era informar a los sitios que lo tenían en la lista negra de webs maliciosas (Google, Norton, Yahoo…) de que ya es un sitio seguro.

Otra posibilidad es contratar el hosting a quien realice el mantenimiento, con lo que pasamos a ser revendedores (resellers).
Esto es paz para el cliente, porque no tiene que preocuparse absolutamente de nada. Bueno, sí; de llenar de contenido el blog o la tienda online y pagar las facturas religiosamente.

Es habitual que cuando uno empieza un negocio en este mundillo crea que no puede decir no a nada. Pero es un suicidio profesional admitir llevarle a alguien la web teniéndola alojada en un hosting que usa versiones antiguas de PHP y MySQL, que encima no te deje cambiarlas y que el uptime y el máximo de memoria y visitas por día sean escandalosamente bajos.
¿A quién crees que culpará cuando el sitio esté caído o que determinado plugin o theme no pueda ser usado porque el servidor no reúne los requisitos mínimos?

¡Exacto! A tí, por pardillo.

No te metas en terrenos pantanosos. Es un suicidio profesional

Informes regulares

Me gusta enviar informes regulares de lo que se ha hecho en el sitio web de mis clientes, al menos una vez al mes.
No solo para justificar lo que pagan por el mantenimiento, sino también para que sepan que el servicio es válido y útil. Se puede hacer de mil maneras, pero yo envío un informe sencillo, con el nivel justo de detalle. La experiencia me ha demostrado que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Eso no quita para que, si alguna empresa pide informes detallados, no pueda servírselos. Seguro que algún analista tendrán que se entretenga en interpretarlos.

En mi caso, el envío de informes es obligatorio si se contrata un plan de mantenimiento WordPress.

Justifica tu trabajo y da una imagen profesional

¿Y qué NO es mantenimiento?

Como te decía antes, cuando uno empieza un negocio es difícil decir no a alguien. Pero hay que tener en cuenta que si quieres ofrecer un servicio profesional, debes dar una imagen profesional.
Trabajos chapuceros y soluciones a medias no hablan bien de uno.

En estos casos lo mejor es un no a tiempo. Y a tener en cuenta: no solo el trabajo, sino también el tipo de cliente. Si te toca un cliente tóxico (y aprenderás a identificarlos, te lo aseguro), adiós, muy buenas.

A continuación te oriento sobre lo que no es mantenimiento WordPress.

Una retirada a tiempo es una victoria

Decorador de interiores

Mantenimiento no es cambiarle al cliente unos textos aquí y añadir otros por allá.
Como tampoco lo es andar publicando imágenes, o cambiando las que tiene la web en el momento de ser entregada.

Como en casi todo, hay excepciones. Que un cliente te diga que le cambies una foto, porque tiene una de mejor calidad que puede sustituir a otra ya publicada, no es para cobrarle una intervención. Lo haces en lo que te tomas un café y ya está.
Pero eso; una y no más, Santo Tomás. Que luego se cogen malas costumbres y ya sabemos lo que pasa después.

Tampoco es mantenimiento andar cambiando colores y tipografías. Eso era parte del diseño contratado y firmado por el cliente. No te imaginas el trastorno que esto puede causar en el diseño. Y no, no se hace en un momento, si quieres hacerlo bien.

Rediseño

Lo que te comentaba antes sobre las tipografías y colores puede entrar dentro del apartado del rediseño.
Es algo que se cobra aparte, por mucho que parezca que “es un momentito y ya está”.

Tampoco entra en el mantenimiento añadir secciones a una página. Y mucho menos añadir una página más a la web.

En general, todo lo que sea trabajo “creativo” debe ser considerado diseño o rediseño.
Y lo que sea trabajo “técnico” debe ser considerado mantenimiento.
Así de claro.

SEO

El trabajo de SEO es algo aparte de todo lo anterior.
Es un trabajo en sí mismo, casi una ciencia, ya que todos los meses hay cambios y novedades en los algoritmos de Google y otros buscadores.

Como mucho, cuando hago el diseño de una web, siempre realizo un SEO On Page. Es un SEO muy básico, pero necesario y no me gusta entregar la web si no lo incluyo.

Si el cliente necesita un trabajo sólido de SEO, hay profesionales especializados en el tema.
Y es lo mejor, porque no debes ser nunca un hombre orquesta.

Es mejor estar especializado en 2 cosas que ser mediocre en 4

Reponedor

Todos sabemos lo que es el trabajo de reponedor en una tienda, un supermercado, o cualquier comercio que disponga de género en estanterías que se agota a lo largo del día.

Pues bien, si tu cliente contrata un plan de mantenimiento para una tienda online, no debes trabajar como reponedor de sus productos.
Es decir, no entra dentro del plan andar actualizando, eliminado o añadiendo fichas de producto. Ni siquiera cambiar, eliminar o añadir fotos. Es trabajo del cliente, que para eso es su tienda online.

Otra cosa es que te contrate un pack de horas destinadas a este fin, además del plan de mantenimiento propiamente dicho.

Instalador a domicilio

El instalador a domicilio es aquel pobre diablo que sacrifica horas de diseño para ir a la ofi de sus clientes a instalar las cuentas de correo electrónico corporativo en sus móviles y ordenadores de empresa.

Hay que decir basta. Sí, has creado la web. Sí, has creado sus cuentas de email. Pero es obligación del cliente saber instalar y usar sus cuentas.
¡Con lo fácil que es hoy en día con los autoinstaladores que te proporcionan todos los hostings!

En serio, no pierdas tiempo con eso. Tu salud y tu trabajo te lo agradecerán.

Redes sociales

Tampoco entra en el mantenimiento WordPress llevar las redes sociales de los clientes.
Vamos a ver ¿a santo de qué? ¿Acaso eres experto en todas y cada una de las empresas con las que trabajas, para saber cómo tienes que responder en las RRSS?
¿Acaso te has planteado el consumo de tiempo y esfuerzo que esto supone?

Que le lleves una a un amigacho, vale. Que mantenerla activa lleva su tiempo, pero que no le dedicas mucho.
Bueno, eso no es una gestión eficaz, porque no solo de Facebook vive la conversión de las webs. Existen Instagram, Pinterest, LinkedIn y muchas más. Llegará un momento en que se te quejen de que ni la web ni las RRSS conviertes leads en clientes.

¿Por qué no dejar esto a un Community Manager especializado?
Todo cuesta dinero, nada es gratis. El que no invierte no obtiene resultados.
Tu tiempo, mal invertido, no te va a dar resultados positivos.
Por tanto, limita todo lo que no sea específico del mantenimiento.

¿Qué pasa si no contratas mantenimiento?

Puedes dedicarte a ello tú mismo, pero lo mejor será que te informes bien, que hagas algún cursillo de WordPress (básico, medio y avanzado).
También conviene que tengas alguna noción básica sobre servidores y lenguajes de programación, pues de lo contrario, ya sabes a qué te expones.

Si no hicieras ningún tipo de mantenimiento, llegará un momento en que tu web esté expuesta a ataques. Y ni siquiera eso, porque solo con que no esté actualizada, llegará un día en que el servidor de tu hosting cambie la versión de PHP a otra más moderna y segura y la web deje de ir bien.
Y lo mismo con la versión de MySQL, o MariaDB, que son los sistemas de bases de datos usados en WordPress.

Claro que algún cliente, por ahorrarse los 10€ mensuales que cuesta un plan básico como el que ofrezco yo, prefiere encargarlo a su primo, hermano o cuñado.
Lo más probable es que un día la web le aparezca con el error que ves en la imagen de más abajo.

Y en ese momento es cuando los que nos dedicamos a esto podremos intervenir. Cobrando por nuestro trabajo, por supuesto.

Aviso legal

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: Suscripción al blog de la web y recibir información comercial.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Hosting: Raiola Networks, SL, empresa de hosting española.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en https://volutaestudio.com/solicitud, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios significará que no podré atender la solicitud de contacto.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en las siguientes páginas de mi web: Aviso legal, así como consultar mi Política de privacidad.

4 Comentarios

  1. Laura

    ¡Eres un p… crack! Me ha encantado el artículo. Es muy completo, muy clarificador, muy sincero y muy ameno. Yo cada día lo tengo más claro: no se puede confiar en ese que se autodenomina profesional y se empeña en diseñar su web sin ser diseñador, escribir sus textos sin tener ni idea de cómo escribir, añadir fotos de sus productos que dan vergüenza ajena, mantener su web cuando no tiene paciencia para leer dos líneas de nada… ¡Aprendiz de todo y maestro de nada! Eso está bien para quienes tienen una web como hobby y se desenvuelven. El profesional que quiere que le paguen por su trabajo tiene que aceptar pagar a otros profesionales por el suyo.

    Bendito el día que te fuiste de aquel lugar innombrable y decidiste emprender como profesional en esto que se te da tan bien. Bendito el día en que nos cruzamos en el camino.

    Un besito

    Responder
    • Manolo

      Muchas gracias por tus palabras, Laura.
      Me has sacado los colores 😀

      Y me alegro de poder colaborar con personas como Mina y tú.
      ¡Un besote!

      Responder
  2. Mina

    ¡Bravísimo, Manolo!
    Y es que todo lo que dices, es una verdad como un templo. Te confieso que tardé en darme cuenta de lo equivocada que estaba, queriendo hacer con mi web, lo que no podía. Sí que es verdad que, ese mundillo me encanta y no puedo evitar aprender y probar, pero desde luego, no lo puedo hacer con mi web.
    Así que, yo sigo con mi amado lápiz y te dejo el ratón a ti 😊👌🏻.

    Me gusta tu “style”…

    Muackssss

    Responder
    • Manolo

      ¡Hola Mina!
      Bueno, se puede hacer “casi” de todo lo que a uno se le ocurra con la web.
      Pero parte de mi trabajo también es aconsejar y recomendar lo que queda mejor y lo que no.
      Unas veces por no sobrecargar, otras por usabilidad y otras veces por estética.
      Y sobre estética hablaré en otro artículo.

      Gracias por pasarte y comentar 🙂

      ¡Un besote!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: Responder a los comentarios en el blog.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Hosting: Raiola Networks, SL, empresa de hosting española.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en https://volutaestudio.com/solicitud, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios significará que no podré atender la solicitud de contacto.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en las siguientes páginas de mi web: Aviso legal, así como consultar mi Política de privacidad.

Pin It on Pinterest

Abrir chat
📲 Contacta con Voluta Estudio
WhatsApp con Voluta Estudio
Hola 👋🏻
¿Te ayudo?